5/9/18

Incinerar a la momia

Leo en la BBC que tras el fatídico incendio del Museo Nacional de Brasil se ha perdido, entre muchos otros preciados tesoros, el fósil de Luzia, uno de los esqueletos humanos más antiguos de Sudamérica. También un gran número de momias egipcias. Parece que este verano el cuerpo que no se exhuma, se ahuma. 



17/8/18

La xaranga y los muertos

En Lagueruela viven, o sobreviven, según el registro civil, 79 personas. En verano, sus habitantes se duplican o triplican. Allí viajamos con la xaranga hace hoy un año para poner música a sus fiestas populares. La ruta queda culminada por media hora de carreterita de montaña sin arcenes, sin señalización y casi sin asfalto. Yo, que hacía de copiloto del debutante Ramón, recuerdo que cuando estábamos llegando casi nos arrolla un camión cargado de grava que no levantó el pie del acelerador. Fue solo casualidad.


12/8/18

Nada nuevo en el Pla inédito

He necesitado casi siete meses para dejarlo absolutamente todo y poder sentarme a leer el último libro publicado sobre Josep Pla. Su prosa siempre exige tiempo y paciencia, lectura lenta y lápiz en mano. El Ampurdán obliga a este frenazo en la vida y a realizar largos paseos por los surcos del maestro de las letras catalanas. Hacerse todas las ilusiones posibles y otras notas dispersas (Destino, 2017) es el compendio de los textos inéditos de Pla. Por suerte para sus adeptos, no obstante, Pla sigue siendo el mismo.








15/7/18

Papeles

Uno sabe que el verano ha llegado para quedarse cuando vuelca el carpesano en esos archivadores de cartón, inmutables desde los 80, y escribe "3º PERIODISMO". Ya es costumbre estival: la Feria de Julio, San Fermín, la Virgen del Carmen y el entierro de mis apuntes. Todo menos el sacrilegio de deshacerme de ellos. La realidad es que, pese a mi deseo de conservarlos, los dos compañeros de estantería que acompañan al neonato legajo no han sido abiertos todavía.


8/5/18

Condiciones y condicionantes

Sanchis Guarner escribió hace años que el San Pío V no era un “lugar acondicionado” para acoger el Museo de Bellas Artes de Valencia. No es cuestión de contradecir al sabio, pero ojalá pudiera desplazar la losa de su nicho para comprobar que el Turia se ha secado y que a su orilla yace uno de los tesoros de la ciudad.


6/5/18

Cinco décadas saboreando dulces mentiras

Diego Manrique (Burgos, 1950) lleva desde principios de los setenta traduciendo. Traduciendo, lo han leído bien. Traduciendo música. Traducir, al fin y al cabo, no es otra cosa más que acercar. Y él es uno de los mayores intermediarios entre la música, entendida como fenómeno de masas, y el público español que ha conocido nuestro periodismo. Escribe en EL PAÍS desde 1983, pero previamente ya había participado en alguna que otra gran efeméride del gremio, como la creación de Radio 3 allá por el año 1979. Fue padre de nuevo en 1998, cuando fundó la revista Efe Eme. No existe músico destacado de la segunda mitad del XX y lo poco que llevamos del XXI que no le haya mirado a los ojos y le haya contestado con sinceridad. El Premio Nacional de Periodismo Cultural, que le fue otorgado en 2014, es solo el humilde homenaje que la prensa y la cultura musical española pueden rendir ante la inabarcable, fructífera y dilatada labor de Manrique a lo largo de casi cinco décadas. Jinetes en la tormenta (Espasa, 2013) es la compilación de algunas de sus más exitosas críticas musicales publicadas en EL PAÍS.




22/4/18

Ni vivir para contarlo

Visitar tiendas de discos de vinilo un sábado por la mañana es como tratar de entrevistar a un cura a la hora de misa: tarea casi imposible. Las del centro de Valencia, que no son pocas, son cubículos estrechos y claustrofóbicos, recargadas como templos barrocos y abarrotadas de fieles que se pasan la semana deseando que llegue el viernes por la noche para sacar la chupa de cuero negra y comenzar la peregrinación del hobby.