19/8/16

Vías

Uno de los topicazos más casposos y recurrentes por parte de los profesores de Historia de España es el diferente ancho de vía férrea en nuestro país. La explicación más extendida de esta anomalía es que los españoles diseñaron, allá por 1844, un ancho diferente al europeo para evitar las invasiones a través del ferrocarril. La versión oficial, menos romántica y literaria, es que la compleja orografía ibérica requería de locomotoras más potentes, y con medidas diferentes a las europeas.
La cuestión, fuera cual fuere el motivo de su diseño, es achacar a esta decisión técnica el retraso de la España moderada frente al resto de Europa, que desarrolló un sistema de locomoción al margen de la Península, y que arrastramos hasta nuestros días.

No es difícil presuponer, por misma regla de tres, que, dentro de unas décadas, el año 2016 será estudiado y explicado por futuros historiadores como el año en que España agrandó la diferencia de su retraso con respecto a Europa. El año sabático español.



El próximo 30 de agosto se escribirá una nueva página de la historia de nuestro país: seremos los primeros en toda Europa en proclamar unas terceras elecciones. La política contemporánea no contempla nada igual desde la II Guerra Mundial. El tan deseado fin del bipartidismo se ha convertido en una pesadilla ante la negación rotunda de los cuatro pilares de la política española a ceder. Ya lo dije anteriormente, ceder es perder.

No habrá cuarta ronda. Lo que sí habrá será el peor porcentaje de participación de la democracia española, y una mayoría absoluta conseguida por puro desgaste. Tan solo Sánchez, en una utopiquísima situación e influenciado por la brisa mojaquera y la lectura de Murakami en tumbona, podría cambiar el rumbo de los acontecimientos. Parece que no, pero el gran momento del líder socialista puede ser este. De lo contrario, con su "NO", España descarrila en una jornada de reflexión con discurso del Rey y elecciones un día de Navidad. De hipotético héroe, a villano. Muerte electoral asegurada. El maquiavelismo de Génova 13.

No hay comentarios:

Publicar un comentario